top of page

CBD Y SONRIENDO CON LOS OJOS DETRÁS DE UNA MASCARILLA


No importa el tapaboca. ¡SONRÍE!


Un estilo de vida sedentario, comida rápida, moda rápida, amor rápido, sexo rápido, tecnología rápida, todo lo que nos rodea nos hace correr en círculos. Parece una burbuja que se infla constantemente.


¿Estás dentro o fuera de la burbuja? ¿Qué sientes? Yo siento que estoy dentro de esta burbuja y que he decidido reventarla.


¿Cómo? Sigue leyendo…


Estamos pasando por momentos extraños en nuestras vidas. Echa un vistazo más de cerca. ¡¿No crees que nos hemos calmado de muchas maneras?! Me gustaría compartir un pequeño incidente que me ha molestado.

Durante mucho, mucho tiempo, solía pensar que soy una persona feliz y sencilla. También asumí que tengo una personalidad muy agradable, siempre queriendo difundir sonrisas y felicidad a la gente que me rodea.


Hace un par de semanas, mi amigo estaba grabando un video de mí en casa haciendo el trabajo, haciendo y atendiendo llamadas, hablando con los miembros de la familia, sólo tonterías al azar, y así sucesivamente. Al final del día, me senté a ver el tonto video. Cuando lo vi por primera vez, me reí y reí junto con mi amigo que había capturado el video. Luego, por alguna razón, lo reproduje varias veces e intenté observar mi lenguaje corporal, las expresiones faciales cuando hablo con alguien, el estilo de caminar, etc.


Esta vez, me di cuenta de que algo está realmente mal en mí. Sentí que no era la persona que pensaba que era, ¡mi personalidad interna y externa parecía ser contradictoria! Parecía que me veía como una persona rígida en el video.


Me quedé sin dormir, preocupada, pensativa durante todo el día, desconcertada conmigo misma, que algo tenía que cambiar en mí, y ¿qué es? Me volví aún más curiosa y desesperada por encontrar la respuesta.


Al día siguiente, como siempre después de un largo día de trabajo, decidí dar un paseo hasta la tienda de comestibles cercana para comprar algunos artículos de primera necesidad. Me puse una mascarilla (según el nuevo mandato público). Mientras hacía cola para la facturación, una mujer mayor se me cruzó y se le escapó un paquete de la mano. Por respeto a ella, instantáneamente la tomé del suelo y se la entregué a la mujer mayor. Ella me dio las gracias y dijo algo. Le sonreí, (recuerda que llevo mi mascarilla). Dio unos pasos, se dio la vuelta y me dio las gracias una vez más. No entendí bien por qué tenía que agradecerme de nuevo. Pero sonreí y asentí con la cabeza.


Mientras me lavaba las manos, me miré en el espejo y sonreí (con la mascarilla).


Me instalé en el sofá con mi habitual rutina nocturna de una taza de té verde caliente con mi frasco de CBD AMANAKAYA , mientras recordaba el incidente que ocurrió en la tienda, aún pensando en por qué la anciana me agradeció dos veces. Mi cara con la mascarilla en el espejo se iluminó de inmediato. ¡Oh! ¡Vaya!


Aunque sonreí, la anciana quizás no pudo entender que estaba sonriendo o que no sonreía lo suficiente. Mi sonrisa se escondía detrás de mi mascarilla. ¡La tenía aún puesta! En ese momento es que me di cuenta de que quizás no sonreí lo suficiente.


¡Ah! ¡Necesito practicar la sonrisa con los ojos! Tal y como la actriz y modelo mexicana Bárbara de Regil dice: “SONRÍE”.


¡Gracias a mi CBD! ¡Mi momento de revelación con el CBD!




22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page